El trabajo nunca acaba, la historia de Juan White

Hace unos cuantos años, cuando residía en Lakeside mi vida era sencilla y tranquila. Me dedicaba a la pesca y otros trabajos para ir tirando. Tenía todo lo que siempre había querido: una casa sencilla, algún que otro hobby y algunas amistades.
Todo cambió cuando mi mejor amigo sufrió un accidente de tráfico que lo dejó postrado en una silla de ruedas. El responsable del accidente dió positivo en varios tipos de drogas y un alcohol a niveles absurdamente altos. Además unos metros antes del accidente un vehículo camuflado de la Guardia Civil de Tráfico que realizaba un control de velocidad le fotografió circulando a más de 80km/h de lo permitido en aquella pequeña carretera. Debido al presencia de los agentes la respuesta al accidente fue rápida, pero no pudieron evitarlo. Cuando se produjo el accidente estaban unos metros detrás a punto de dar el alto al infractor. Este colisionó su vehículo en la parte trasera del coche de mi amigo, lo que le hizo perder el control y colisionar frontalmente contra una farola. Según los médicos quedó inválido de por vida en ese mismo instante.
El otro conductor consiguió frenar su vehículo sin muchos daños y salió prácticamente ileso. Eso sí, con una condena de 1 año de prisión por homicidio imprudente. La vida es realmente injusta, ese hombre salió a la calle en 7 meses por buena conducta y continúa su vida. Mientras la de mi amigo podríamos decir que acabó el día del accidente.

Desde ese momento, me decidí a poner punto y final a mi relajada rutina para dedicarme a proteger la seguridad de todos los ciudadanos en las calles y carreteras. Accedí en la 18a promoción de la Guardia Civil de Lakeside, tras completar mi entrenamiento como recluta me presenté para la especialidad de tráfico. Pudiendo desempeñar la función que me empujó a unirme al cuerpo. Auxiliar e informar a los usuarios de nuestras vías públicas. Poco a poco fui subiendo de rango y pasé por todos los puestos de responsabilidad dentro de la especialidad hasta llegar a Jefe de la Sección de Tráfico. Sustituyendo a uno de los mejores compañeros y amigos que he conocido en el cuerpo @ivanerobarracus
Siguiendo los pasos de mi mentor, me centré en mejorar la seguridad vial apoyándome en tres pilares fundamentales: Información, prevención y sanciones en ese orden. Haciendo entender a los infractores que las multas van más allá del dinero y que pueden perder algo mucho más importante y que no se puede recuperar.

Pero ahora siento que me debo marchar. Lakeside me trae demasiados recuerdos… Debo empezar de cero en otro lugar. Quiero cambiar de vida, pero mi trabajo me gusta demasiado. Intentaré ingresar en la Guardia Civil y en ATGC lo antes posible en mi nuevo hogar…

2 Me gusta